Alicante: Justicia vuelve a retrasar el inicio de la reforma de la Audiencia

  • Imprimir

EL CONSELLER CASTELLANO ANUNCIA QUE LAS OBRAS ARRANCARÁN A FINALES DE ABRIL, SI BIEN PROMETE ACORTAR LOS PLAZOS DE EJECUCIÓN EN «TRES O CUATRO MESES» 

 LA CONSELLERIA DE JUSTICIA HA VUELTO A MODIFICAR LA FECHA DEL INICIO DE LA REMODELACIÓN INTEGRAL DEL EDIFICIO DE LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE ALICANTE, QUE ESTABA PREVISTA PARA MARZO. EN SU PRIMERA VISITA A LA INSTITUCIÓN DESDE QUE TOMÓ POSESIÓN DEL CARGO, EL NUEVO TITULAR DE LA CONSELLERIA, SERAFÍN CASTELLANO, ANUNCIÓ AYER QUE LAS OBRAS COMENZARÁN A FINALES DEL PRÓXIMO MES DE ABRIL, AUNQUE COMPENSÓ ESTE NUEVO RETRASO CON LA PREVISIÓN DE QUE EL PLAZO DE EJECUCIÓN SERÁ DE «NUEVE O DIEZ MESES», EN LUGAR DE LOS TRECE CONTEMPLADOS EN EL PROYECTO, QUE CUENTA CON UN PRESUPUESTO DE 4,3 MILLONES DE EUROS.

Los nuevos plazos para el desarrollo de los trabajos obedecen al deseo de alterar lo menos posible la actividad de la institución judicial, aunque vayan a desarrollarse en horario vespertino, a partir de las tres de la tarde, según explicó.

El conseller apuntó en declaraciones a los medios de comunicación que el concurso para adjudicar el proyecto se encuentra en su «última fase», pues en los próximos días se reunirá la Mesa de Contratación para adjudicarlo a una de las 27 empresas que han cursado sus ofertas.

En esta línea, admitió que la Generalitat ha descartado construir la anhelada Ciudad de la Justicia de Alicante, ya que la remodelación de la Audiencia y del Palacio de Justicia de Benalúa, que la Conselleria espera licitar «antes de que acabe este año», se ha revelado como la solución «consensuada» y «más rápida y posibilista». A pesar de que la infraestructura única para todos los órganos judiciales con sede en la capital es una aspiración con casi tres lustros de historia, Castellano dio la vuelta al asunto y elogió la ubicación actual de la Audiencia, su «dignidad», en el centro de la ciudad y frente al Ayuntamiento, que comparó con la del Tribunal Superior de Justicia en Valencia.

El edificio de la institución provincial, inaugurado en 1967, tiene una superficie útil de 4.785 metros cuadrados y de ellos 920 son pasillos y rincones de escasa funcionalidad. Según Castellano, la rehabilitación integral permitirá disponer de más de 700 metros cuadrados adicionales para «reagrupar las secciones» (ocho en esta sede, cuatro penales y otras tantas civiles) a fin de «ganar en eficiencia» y «optimización del espacio».

Las deficiencias actuales de la vetusta infraestructura van en aumento. De hecho, según fuentes jurídicas consultadas por este diario, el conseller comprobó ayer algunas de ellas en primera persona, como el lamentable estado que presentan los baños de la tercera planta, de mano del fiscal jefe de Alicante, Juan Carlos López Coig. Ambos participaron en una reunión protocolaria junto al presidente de la Audiencia, Vicente Magro, la máxima responsable del TSJ de la Comunitat Valenciana, Pilar de la Oliva, el juez decano de la capital, Juan Carlos Cerón, el coordinador de los secretarios judiciales, Manuel Cerdán.

Por parte de la Administración, además del conseller, a la cita acudieron el director general y el secretario autonómico de la Conselleria, Julián González y Antonio Gastaldi, respectivamente.

Al término del encuentro, la presidenta del TSJCV destacó la «gran sensibilidad» del conseller al escuchar las necesidades planteadas por jueces y fiscales, si bien se mostró comprensiva con la difícil situación económica que atraviesan las arcas de la Generalitat. Magro alabó la predisposición a colaborar de Castellano, del que dijo que «conoce a las primeras de cambio» los problemas que se le plantean, y se comprometió a no reclamar a la Generalitat «nada que no se pueda conceder» en la actual coyuntura presupuestaria.

El presidente de la Audiencia de Alicante abogó por incorporar nuevas «ideas» para «mejorar la Administración de Justicia» y a ofrecer «soluciones imaginativas» en lugar de una «actitud pasiva». Citó la mediación penal e iniciativas como los cursos de reeducación de maltratadores como propuestas que pueden redundar en esa mejora aludida.

En cuanto a las necesidades de nuevas infraestructuras y funcionarios, Castellano consideró prioritario constituir en la provincia cinco de los quince juzgados que fueron «paralizados por el Ministerio» de Justicia en 2010, entre los que citó uno de Primera Instancia y otro de lo Penal en Torrevieja. En realidad, el Ministerio, entonces dirigido por el PSOE, frenó su creación (9 iban destinados a Alicante) a petición del Gobierno valenciano, del PP, porque éste no disponía de dinero para ponerlos en funcionamiento.

Como ayer destacó Castellano, el Consell apuesta más por la llegada de nuevos jueces y magistrados que por la creación de nuevos órganos. Esa estrategia cobra sentido si se tiene en cuenta que los medios materiales y los funcionarios corren a cargo de los presupuestos autonómicos y el sueldo de los jueces los paga el Gobierno central. Tanto Castellano como Pilar de la Oliva se han marcado como objetivo que los juzgados de la Comunitat reciban «un mínimo» de 25 nuevos jueces a finales de marzo, procedentes de la Escuela Judicial.

La presidenta del TSJ ya está realizando sus gestiones a estos efectos ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Los nuevos juzgadores serán destinados a los órganos más saturados de la Comunitat. Además, Justicia pretende que cada sección de la Audiencia de Alicante cuente con cuatro magistrados.

Fuente: www.laverdad.es