Los jueces optan por el continuismo y reeligen a Cerón decano de Alicante

EL MAGISTRADO SE FIJA OTRA VEZ COMO PRIORIDAD LA CIUDAD DE LA JUSTICIA Y PEDIRÁ MÁS SUSTITUTOS ANTE EL BLOQUEO DEL CONSELL A LA CREACIÓN DE NUEVOS ÓRGANOS.

A Juan Carlos Cerón le tocará de nuevo pilotar los Juzgados de Alicante en medio de la tormenta de la crisis. Sin inversiones, ni tan siquiera promesa de ellas, habrá de lidiar otros cuatro años con un paulatino deterioro de los servicios públicos que difícilmente dejará indemne a la Administración de Justicia. Sus compañeros, constituidos en junta, optaron ayer por su continuidad en el cargo al darle un respaldo masivo. Obtuvo 31 de los 40 votos emitidos, más del 75%, en un censo total de 46 togados, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

 

Las nueve papeletas restantes fueron a parar al único contrincante, Salvador Belmont, titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1, que presentó por sorpresa su candidatura unas horas antes de finalizar el plazo.

Belmont pertenece a una generación más joven de la carrera que cobró cierto protagonismo durante las movilizaciones que desembocaron, el 18 de febrero de 2009, en la primera huelga del colectivo en España. Según la descripción de una colega, suele mostrarse muy combativo y reivindicativo en el foro interno de la web del Poder Judicial.

El resultado de ayer refleja que los jueces de Alicante se han decantado por un perfil más institucional para esta época de vacas flacas e incertidumbre, el que representa Cerón.

El también responsable del Juzgado de Instrucción número 6 de la capital se implicó activamente en las reuniones de decanos de toda España donde se gestó el histórico paro del 18-F, pero mantuvo en todo momento un tono moderado.

Sus relaciones con el conseller de Justicia y Bienestar Social, Jorge Cabré, pueden calificarse de excelentes. Ambos han despachado infinidad de horas en los últimos años, ya que Cabré es fiscal de carrera y, antes de ser llamado por el entonces presidente de la Generalitat, Francisco Camps, estaba adscrito al juzgado de Cerón.

Además, la hermana del magistrado, Lucía Cerón, es la actual directora territorial de la Conselleria en la provincia, de forma que todo queda en casa.

Esa intimidad con los cargos políticos no han servido, sin embargo, para desbloquear el proyecto de la ansiada Ciudad de la Justicia de Alicante. Ayer, como hiciera hace cuatro años, tras resultar elegido, el juez decano volvió a marcarse la «prioridad» de lograr esta infraestructura para el mandato que ahora comienza, aunque admitió que la crisis no lo va a poner nada fácil.

«Lo afronto con ilusión. En épocas de crisis, lo responsable es seguir pidiendo, no caer en la apatía y tratar de que los recortes sean los menos posibles y recaigan en aspectos que no sean esenciales», dijo a la prensa.

«La prioridad es la de siempre: el edificio que no tenemos. La cosa está parada. Tenemos el solar enfrente, pero la situación económica no es la adecuada para estas inversiones tan grandes. Eso no es óbice para que la sigamos reclamando porque en la actual sede no cabemos, no damos un servicio adecuado y la necesitamos realmente», añadió.

Ante el bloqueo del Consell a la creación de los nuevos juzgados por falta de presupuesto (Alicante necesitaría 16 más de forma urgente, 14 según el Consejo del Poder Judicial), Cerón insistirá en la estrategia de reclamar jueces de apoyo o de adscripción territorial (JAT).

Según explicó, esas medidas están «dando buenos resultados» y han permitido aligerar la carga de trabajo por ejemplo en los Juzgados de lo Penal, que cuentan con un magistrado que celebra vistas donde se necesita, y Contencioso-Administrativo. 

Fuente: www.elpais.com