Los funcionarios de la Administración de Justicia exigimos la dimisión de Gallardón

  • Imprimir

La gestión del Ministro de Justicia ha estado plagada de conflictos y controversias, como la modificación de la LOPJ, la privatización de los Registros Civiles o la aplicación de tasas.

 Accede a la hoja informativa

Como todos recordaréis, frente a estas políticas de recortes de derechos, de privatización de servicios públicos y de copagos, todos los sindicatos iniciamos una serie de movilizaciones de protesta donde los trabajadores y trabajadoras de la Administración de Justicia respondimos, sin fisuras y todos a una, con una marea amarilla bajo el lema “SIN JUSTICIA NO HAY DERECHOS”.

Pero en pleno periodo vacacional algunas de las organizaciones sindicales que formaban parte de aquella plataforma unitaria que protestaba por las reformas de Gallardón, firmaron un pacto, un preacuerdo que legitima al ministerio para desarrollar todas estas reformas. Incluso se hace referencia a la desaparición del Registro Civil.

Los firmantes del preacuerdo insisten en sus “bondades”

El preacuerdo, firmado el pasado 23 de julio, supone la renuncia a muchas cuestiones de gran importancia para nuestro colectivo y no garantiza de ninguna manera lo que afirman CSIF, UGT y STAJ.

Precisamente son las más trascendentes, como el mantenimiento de los puestos de trabajo, ya que la mera existencia de partidos judiciales y Juzgados de Paz, tal y como está redactado, no garantiza en absoluto todos y cada uno de los existentes en la actualidad, con lo cual se deja la puerta abierta a que la administración decida cuáles se mantienen y cuáles desaparecen. Tampoco se hace referencia alguna al mantenimiento como servicio público de los actos de comunicación.

Además, con esta modificación perdemos los derechos laborales amparados en el marco de la LOPJ y se rebajará sustancialmente su nivel de protección al regularse por vía reglamentaria. Con eso dependeremos siempre de la voluntad negociadora del gobierno de turno, que podrá modificarlo con la simple aprobación de una ley.

Por todo eso, desde Intersindical rechazamos la firma de este preacuerdo y apoyamos todas las iniciativas encaminadas a paralizar estas reformas. Nosotros queremos reformas, si, pero para introducir mejoras, no para retroceder, y proponemos a las organizaciones que no han firmado el preacuerdo el impulso de las movilizaciones necesarias para exigir la dimisión de Gallardón y de todo su equipo.