CARTA ABIERTA A LA CONSELLERA DE JUSTICIA

Carta abierta a la Consellera de Justicia

Muy honorable Sra. Bravo: me dirijo a usted en mi calidad de funcionario judicial y representante de los trabajadores de justicia. Lo hago mediante esta carta porque no he tenido ninguna oportunidad de hacerlo en persona, como tampoco la ha tenido ninguno de los restantes delegados sindicales que acudimos periódicamente a las mesas de negociación, en las que nunca tenemos el honor de contar con su presencia.

Como miembro de la carrera judicial y fiscal, sabrá usted que somos los funcionarios de justicia quienes nos encargamos de hacer cumplir las resoluciones judiciales, en primera línea de los mostradores y en los domicilios de imputados, reos o condenados, practicando los embargos, lanzamientos y citaciones, atendiendo a las víctimas y notificando las condenas u órdenes de prisión a los afectados. Y lo hacemos siempre cara a cara, viviendo en primera persona las posibles reacciones ¿No es eso digno de reconocimiento y respeto? Se lo pregunto porque hay varias cosas que no entendemos:

En primer lugar, no entendemos por qué todos los funcionarios a su cargo se han beneficiado de un importante aumento de sueldo, todos excepto los de justicia. De hecho, en estos momentos todavía no sabemos ni lo que cobraremos el próximo mes de enero, a pesar de que su Consellería firmó un acuerdo para solucionar esta flagrante discriminación

No entendemos que salga usted en la prensa y nos responsabilice de un incendio, cuando el cuerpo de bomberos certificó que se produjo a causa de un cortocircuito que pudo originarse en cualquiera de los ordenadores o impresoras, de los que usted es precisamente la máxima responsable.

 

No entendemos que después de dicho incendio se haya reunido usted con Jueces, Fiscales, Secretarios y con las limpiadoras del edificio, y no se haya dignado a reunirse con los trabajadores judiciales (Sirvan estas líneas para agradecer al personal de limpieza su esfuerzo y dedicación)

Pero lo que no alcanzamos a entender, es el implacable silencio de su Consellería frente a nuestras repetidas peticiones de diálogo y su pertinaz cerrazón a negociar en debida forma las condiciones retributivas de los más de cuatro mil funcionarios judiciales de la Comunidad Valenciana.

Imagino que sabrá que tenemos derecho por Ley a negociar nuestras condiciones de trabajo en nuestra propia mesa sectorial, que el derecho más sagrado lo es a la retribución y que ninguna mesa general nos puede sustraer ese derecho. Comprenderá por tanto que esta situación nos haga sentir ignorados, marginados e incluso humillados, especialmente después de leer en la prensa el sustancioso aumento retributivo de hasta 12.600€ para los altos cargos que han incluido en el capítulo de gastos.

Honorable Sra. Bravo, apelamos al espíritu progresista y abierto del que hace gala su gobierno y le pedimos que se reúna con nosotros, los legítimos representantes de sus trabajadores de justicia, para buscar una solución a través del diálogo y el consenso. Le apremiamos a hacerlo desde ese poso de dignidad que todavía nos queda como colectivo, porque ni nosotros, ni sus compañeros de carrera, ni el resto de usuarios de la justicia, entendería de otro modo la inevitable escalada de indignación y conflictividad en la que podríamos vernos inmersos de persistir la actual situación.